Limpieza de Oficinas

En Limpiezas Justo somos conscientes de lo importante que es contar con las instalaciones de trabajo limpias. No solo por salubridad, sino por la imagen que se transmite a los clientes y a los propios empleados.

¿Sabías que el hecho de mantener oficina limpia, a la par que ordenada, es una manera de mejorar el rendimiento de los empleados? Varios estudios así lo afirman.

Protocolo de desinfección COVID-19

Con la pandemia a causa del coronavirus, los protocolos de limpieza, independientemente del tipo de inmueble, son imprescindibles para evitar contagios. Es por ello que además de una limpieza exhaustiva, es imprescindible desinfectar la oficina y los puestos de trabajo después de cada turno.

Esto alcanza elementos como mesas, sillas, ratones y teclados; pantallas y hasta teléfonos y cascos. Por supuesto, no hay que descuidar los baños y hasta las salas o espacios comunes.

Limpieza y servicios para empresas, oficinas y despachos

Desde Limpiezas Justo ponemos a tu disposición  a nuestro personal y medios adecuados para la correcta realización de la limpieza mientras tú puedes centrar los recursos en tus productos y servicios.

Además, como somos especialistas en limpieza de oficinas y edificios, contamos con amplia experiencia profesional ofreciendo la máxima garantía de acabado en la limpieza. A esto cabe sumar nuestros servicios auxiliares de outsourcing que también te pueden interesar para tu negocio.

¿En qué nos diferenciamos del resto?

En Limpiezas Justo sabemos que la limpieza de oficinas requiere una técnica de limpieza concreta en función de la suciedad y de la superficie a desinfectar.

Un ejemplo de ello es que las pantallas de ordenador requieren productos anti-estáticos, al igual que ocurre con la nobleza de los materiales de los suelos y el mobiliario, entre otros elementos que se encuentran en los diferentes espacios de la oficina.

Tareas de limpieza de oficinas que realizamos

  • Cuando nos encontramos con una superficie donde se ha depositado el polvo, nos da una impresión de suciedad.
  • El polvo es transmisor y propagador de microorganismos.
  • Es causa de alergias en algunas personas.
  • El polvo puede dificultar un buen funcionamiento de máquinas o instalaciones de precisión.
  • Para eliminar el polvo se utilizan aspiradores, plumeros, gamuzas y bayetas.
Muebles tapizados
Es, quizá, el mobiliario más complicado de limpiar. Al estar recubiertos de un textil, piel o piel sintética absorben la suciedad, y dificultan el resultado. Esto se traslada a: sillas, sofás o sillones. Lo mejor, el uso de un aspirador. Ahora bien, se aconseja aplicar periódicamente una solución de champú específico sin mojar excesivamente la parte recubierta para no malograr la tapicería exterior. Ahora bien, también resulta conveniente realizar una limpieza mecanizada cada pocos meses
Mesas, estanterías y armarios sintéticos
La gran mayoría del mobiliario que se encuentran en las oficinas actualmente está compuesto por  melanina. Esta superficie requiere solo agua y jabón en una bayeta de microfibra humedecida.
Mobiliario de chapa de madera o madera maciza
Los carpinteros y los ebanistas no recomiendan cera o spray. Es preferible el uso de una bayeta humedecida en solución neutra. Si bien, cuando la madera está deteriorada, es conveniente nutrirla con productos jabonosos específicos.

Desinfección de aparatos telefónicos

Las enfermedades respiratorias como la COVID-19 o la gripe se contagian por vía oral. Los auriculares del teléfono no solo está cerca de la boca, sino que solemos tocarlo a menudo. Es por ello que requiere una desinfección cada vez que hay un cambio de turno.


Equipos informáticos y otros (ordenadores, fotocopiadoras, etc.)
Una bayeta de microfibra ligeramente humedecida en agua con solución neutra es más que suficiente.
Pantallas de plasma, LCD, LED y CRT
  • Monitores CRT: cualquier limpiador neutro o con base bio-alcohol es el producto más adecuado.
  • Monitores LCD: en primer lugar hay que eliminar el polvo antes de aplicar productos, ya que pueden arañarse.

Los objetos ligeros se levantarán para limpiar la superficie. En cuanto a las papeleras, se vacían de residuos para luego limpiarse con una solución de detergente neutro y cambiar la bolsa.

Cuando se nos propone la limpieza y mantenimiento de un local pensamos en las superficies más grandes como suelos y paredes. Son la superficies más ”vistosas”, por así decirlo, pero por muy limpia que esté una oficina, si tiene un suelo con polvo o lleno de manchas, la calidad del servicio de limpieza no existe. Como en el caso del mobiliario, lo más importante es saber distinguir la naturaleza de la superficie.
Revestimiento textil (moquetas)
Cada vez se instala menos, ya que es confortable y cálida, pero como inconveniente tiene un mal mantenimiento de limpieza. Esta superficie se aspirará a diario, siempre que se sea posible, prestando especial atención a las zonas de más tráfico, como pueden ser la entrada, los pasillos etc. Regularmente, se efectuará una limpieza específica, que puede ser con máquinas de inyección-extracción, espuma seca o champuneado.
Pavimento duro natural
Si el suelo es de terrazo, mármol o granito, diariamente se pasará una mopa de algodón, aplicando un captapolvo, o impregnada, con la finalidad de eliminar el polvo que se deposita. También se puede realizar el fregado con mocho y una solución de agua y detergente neutro, un friegasuelos que resultará perfecto, ya que no lo dañará y resaltará su brillo natural. Periódicamente se realizarán los tratamientos de recuperación, como el cristalizado, si fuera necesario.
Pavimento duro artificial
Será el caso de que nos encontremos con gres o cualquier pavimento arcilloso. Para este suelo no tendremos problemas, ya que simplemente se utilizará a diario la mopa para la eliminación del polvo y de las partículas en suspensión, o se fregará con un mocho sumergido en una solución de detergente y agua. En este caso, el detergente puede ser ligeramente alcalino, dependiendo del grado de suciedad.
Revestimiento blando (PVC)
Lo limpiaremos igual que si fuera un suelo duro.